Conmoción en Lidl por la reventa irregular de su robot de cocina en Wallapop

La cadena alemana agotó en pocas horas su robot de cocina. Pero ahora descubre el lado oscuro del éxito.


Conmoción en Lidl por la reventa irregular de su robot de cocina en Wallapop

El robot de cocina de Lidl que está siendo revendido en Wallapop.


La cadena de supermercados Lidl ha amanecido este lunes conmocionada por el nuevo negocio de la reventa generado gracias al éxito de su robot de cocina.

El robot de cocina Monsieur Cousine Connect, que lleva el sello de Silvercrest, una de las marcas blancas de Lidl, se agotó el sábado pasado en apenas tres horas en la mayoría de supermercados de la cadena en España.

Ha sido uno de los mayores éxitos de la cadena alemana que juega a generar expectación y sensación de escasez con sus productos estrella que sólo se ponen a la venta por tiempo limitado como la panificadora y la máquina de coser.

Pero la ansiedad por hacerse con un producto que se prevé agotarse en horas ha generado un mercado paralelo. Los responsables de Lidl amanecieron este lunes con la sorpresa de que su robot de cocina estrella, que se vendió en 359 euros, se revendía en Walapop hasta por 500 euros, tal como hemos podido comprobar.

Algunos responsables consideraron previsible la reventa del robot, debido a la sensación de escasez promovida por la propia empresa. Pero otros ejecutivos consideran que la reventa del robot puede suponer una imagen negativa para Lidl y su producto de marca blanca.

Lidl ha vendido como un éxito sin precedentes la escasez de su producto. Fueron 25.000 unidades agotadas en pocas horas. La compañía podría optar por su venta permanente en las tiendas, pero no lo hace. Prefiere la sensación de escasez que genera una venta puntual una vez al año.

Las 25.000 unidades vendidas en sus 540 tiendas, suponen la venta de unas 46 unidades por cada establecimiento, lo que explica la rápida liquidación del producto.

Lidl siempre saca a la venta la misma cantidad de productos para todos sus electrodomésticos de marca blanca: 25.000 unidades. Lo mismo sucedió con la panificadora en abril del año pasado.

La política comercial de la empresa es cautivar a los consumidores por el electrodoméstico para fidelizarlo para que compren las materias primas. Pero en ese último objetivo es donde parece estar fallando la cadena alemana, que, por ejemplo, vende productos preparados para la panificadora.

Cerrar