Los inspectores sanitarios de la trama del jamón advirtieron a la juez el peligro de listeria hace año y medio

Uno de los inspectores de la Junta de Andalucía advirtió a la juez que investiga la trama del jamón que las malas condiciones en fábricas y centros de almacenamiento en Extremadura pueden ocasionar listeriosis y riesgo de abortos


Los inspectores sanitarios de la trama del jamón advirtieron a la juez el peligro de listeria hace año y medio

El inspector sanitario declaró en 2018 del peligro de listeria en las empresas de la trama del jamón.


Los inspectores sanitarios que investigaron la trama del jamón en Extremadura advirtieron a la juez hace año y medio del peligro de listeria en las instalaciones y en el producto intervenido en naves industriales clandestinas y no aptas para la gestión de producto alimentario. 

Los inspectores sanitarios y peritos que destaparon el caso del jamón podrido, uno de los mayores delitos alimentarios detectados hasta ahora, señalaron en declaración judicial el peligro de clostridium, una bacteria que puede ocasionar graves daños a la salud, y listeria, que pueden ocasionar abortos como los sufridos recientemente por el caso de la carne La Mechá, de la empresa Magrudis, en Sevilla.  

Miquel Batalla, uno de los inspectores que detectó partidas de jamón en mal estado, piezas de carne caducada y producto mal envasado y en condiciones higiénicas deplorables, fue contundente ante la juez del tribunal de instrucción número 1 de Fregenal de la Sierra (Badajoz) que instruyó el caso del jamón podrido y que ha terminado con la quiebra de algunas de las empresas implicadas. La declaración se produjo, junto con otros peritos e inspectores de salud de la Junta de Extremadura, en marzo de 2018. 

En su declaración judicial, Batalla, alertó sobre los graves problemas para la salud pública. “Es evidente que es un riesgo para la salud pública. Hemos encontramos producto con fecha de consumo preferente o caducidad rebasada. Allí les colocaban una fecha de consumo preferente o caducidad nueva. Hay un riesgo sanitario en hacer envasados al vacío en un ambiente que no es aséptico”, explicó el perito. 

“Un problema de listeriosis, por ejemplo, que puede provocar abortos tempranos, fallos cardíacos, meningitis, fallos renales, problemas de salmonela. Claramente, lo que vimos allí era evidentemente un riesgo para la salud pública”, explicó el inspector sanitario ante la juez que investigaba el caso del jamón por presuntos delitos contra la salud pública. 

Los veterinarios inspectores de salud consultados por este medio han asegurado que es posible que ocurra una contaminación por listeriosis sin que el afectado se percate de que sufre esta enfermedad. Por tanto, explican los inspectores, se han podido producir víctimas por listeriosis producidos por la trama del jamón podrido sin que haya trascendido a la opinión pública. 

Los peritos veterinarios aseguran que es extraño observar la presencia de listeria en jamones curados, pero la contaminación en este producto se puede deber a que han sido almacenados en recintos contaminados. 

El juzgado de instrucción número 1 de Fregenal de la Sierra (Badajoz) investiga a las empresas implicadas en la trama del jamón por delitos de estafa, fraude y delito contra la salud pública. Entre las empresas investigadas se encuentra Comapa, líder en el sector de ibéricos en España y uno de los principales proveedores de Carrefour, donde se vendieron jamones afectados por gusanos, de acuerdo con investigaciones de los departamentos de salud y de la Guardia Civil. 

Cerrar